Etiquetas

, , , , , , , ,

Desde hace más de 5000 años, la lavanda tiene una tradición bien establecida como remedio popular. Durante siglos se colocaron bolsitas de lavanda en los cajones de ropa para ahuyentar polillas y otros insectos, ya que sus propiedades repelentes son excelentes. Debido a su virtud antiséptica fue también muy estimada por los romanos que la utilizaban en el baño (no en vano la llamaron lavándula) y para la limpieza de heridas. Se cree que los romanos la introdujeron en Gran Bretaña y otros países del norte. El agua de lavanda es uno de los perfumes ingleses más antiguos.

Se cree que la destilación comercial comenzó a principios del siglo XVII. A comienzos del siglo XX el químico francés Gattefosse (llamado “el padre de la aromaterapia moderna”), la incorpora a la medicina natural. Esto sucedió cuando trabajando en su laboratorio, tuvo grandes quemaduras en una mano y la sumergió en un recipiente de aceite esencial de lavanda comprobando así los efectos curativos, que no sólo le calmaron el dolor sino que evitaron la infección y no dejaron rastro alguno del incidente.

Esta aromática planta es originaria de Francia, España, Inglaterra, la antigua Unión Soviética. Se cultiva por su esencia en Europa (extensamente en Inglaterra, Francia, Yugoslavia) y en América.

¿Cómo es el método de extracción? 

Este se realiza mediante destilación por vapor, produciendo un aceite de aroma floral, dulce y herbal con una subnota amaderada. El aceite esencial realmente se produce y almacena en las hojas: las glándulas de aceite están incrustadas entre los pequeños pelos de la planta. Los botones de las flores son recolectados para el proceso cuando están en pleno florecimiento.

Se necesita 1 tonelada de plantas de lavanda para extraer 9 kilos de aceite esencial de lavanda.

¿Has probado nuestros deliciosos caramelos que huelen a Lavanda?

Anuncios