Etiquetas

, , , , , ,

Estamos emocionados… porque ayer hablamos de los amigos y de un final y un comienzo de ciclo, y hoy, nos llega el primer artículo escrito por un Papabubble externo ¡El primer artículo escrito por un amigo! Pero no es el primer artículo… es ¡EL PRIMER ARTÍCULO, con mayúsculas! Y no podemos hacer más que invitar a leerlo, porque nos hemos quedado sin palabras para explicar nada…

Paralelismo: m. dícese de la figura que consiste en repetir, salvo mínimas variaciones, una misma frase, sintagma o palabra en un texto. Calidad de paralelo o continuada igualdad de distancia entre líneas o planos. Correspondencia, semejanza.

Papabubble le pide un texto sobre sí mismo a Anicet Lavodrama (el grupo). Lo cual quiere decir que Papabubble le pide un texto sobre sí mismo a Benja Villegas. Vamos, que Papabubble le pide un texto sobre sí mismo al hijo de un pastelero con más de cuarenta años de profesión a la espalda. Bonito paralelismo, Papabubble endulza la vida de la gente de forma artesanal, como mi papá.

Aún recuerdo esperar ansioso que mi padre silbara antes de llegar a la puerta de casa, un silbido previo a una carrera por el pasillo del piso, un sonido unido a un par de olores que estarán para siempre grabados en mi cerebro:

  1. El olor a obrador, a pastelería, a artesanía que desprendía la ropa del “gigante que todo lo sabe”.
  2. El tufo a nuevo de los comics books de los Vengadores, la Patrulla X o el Hombre Araña que traía día sí, día también entre los periódicos deportivos.

No dejaba que mi padre avanzara dos pasos en su casa, después de más de ocho horas trabajando, hasta que me hiciera entrega del nuevo número del superhéroe en cuestión. Luego nos sentábamos juntos en el sofá, él habría los diarios y yo le preguntaba millones de cosas referidas a la identidad secreta de los personajes, el por qué de sus actos o sus lazos familiares. Ese es Matt Murdock; Tony Starks tiene problemas con la bebida; la Escarlata es hija de Magneto. Santo cielo! lo sabía todo!

Creo que me gustaba más oírle hablar de cómics que leerlos.

Admiraba a ese tipo que dedicaba el día entero a hacer pasteles, pastas, tartas, mazapán, monas, turrones, (…) a través de sus manos y la creatividad necesaria. Creaba una pequeña joyita, una mini obra de arte dispuesta a endulzar la vida a alguien. Como Papabubble.

Él se alejó siempre de la bollería industrial, reivindicaba constantemente el mérito de que todos y cada uno de los pasteles estuvieran hechos con sus propias manos y la dedicación y profesionalidad imprescindibles para dicha tarea. Eran irregulares, diferentes entre ellos y sin duda más deliciosos que cualquier dulce hecho por una máquina.

Con la música pasa algo parecido, es habitual ver a gente consumir productos extremadamente prefabricados. Grupos producidos en cadena. Incluso cantantes cortados por el mismo patrón y sin ningún tipo de sello de autenticidad, por correctos que sean en la ejecución. Tal vez no dejen mal sabor de boca pero a mi me parecen muy insípidos. Yo tenía muchas ganas de hacer la música que a mi me gusta, siendo muy concreto y explícito, hablando de cómics o referentes de la cultura pop de mi generación. Pero con un trasfondo universal, ¿qué importa utilizar a Luis Enrique si se habla de desamor? Recurrir al Capitán América para indagar en la sensación de soledad me parecía creíble, auténtico. No tenía más intención que hacer pequeñas joyitas con mis manos, mini obras de arte dispuestas a endulzar la vida de alguien.

Vaya! Como mi padre! Que bonito paralelismo.

Yo creo que el proyecto Papabubble y la música de Anicet Lavodrama están realmente cerca y no sólo por haber nacido ambas en Barcelona. Diablos! Otro paralelismo!

Anuncios