Etiquetas

, , , , , , , ,

Hemos encontrado este super proyecto en un blog muy interesante llamado EOI, y nos ha gustado tanto que no dudamos en compartirla con todos los lectores del blog de Papabubble. ¡Allá vamos!

Ludobus,  Aula co-educativa es un proyecto de educación en torno al juego. El corazón del proyecto está en Plasencia, pero María y Rubén, pareja y padres de 3 niños, impulsores del proyecto, provienen de Madrid.

Emigrados de la gran ciudad, recorrieron Plasencia y vieron las ludotecas de la región, dando cuenta de su ineficiencia, ya que en 2008-2009, tenían un coste aproximado de 8.000€ al año para la Administración y solamente daban cobertura a una media de 12 niños por ludoteca.

Pero además consideraron que los servicios que ofrecían no cumplían los criterios para ser una ludoteca ya que las actividades ofertadas no pasaban de ser ejercicios para pasar el tiempo, sin ningún interés ni lúdico ni educativo. “Eran centros donde los niños coloreaban y hacían fichas, sin ningún proyecto educativo detrás, sin juegos, sin libros y alguno incluso sin ventanas”.

Tras esta investigación del sector, se dicidieron a poner en marcha su propia idea de la educación alrededor del juego. El proyecto aula co-educativa tiene varias facetas, todas articuladas alrededor de la educación y de un ocio alternativo:  una ludoteca “El Laboratorio del Juego”, una furgoneta que recorre los pueblos llevando juegos y animaciones “El Ludobús”, una tienda online de venta de juegos, actividades de animación (campamentos,  colegios, piscinas … ), un taller de elaboración de juegos, donde ellos mismos realizan juegos artesanales que luego venden y una tienda física al lado de la ludoteca.

Se dirigen a todos los públicos, defienden que jugar no es una cosa de niños, sino que todos deberíamos jugar.

Su objetivo es defender y promover la importancia del juego ante la Administración y ante los entes educativos. Su estrategia no se basa en el crecimiento económico, sino en el crecimiento en los valores de su entorno, de manera que para ellos mantener el negocio no es una cuestión puramente estratégica, sino una forma de vida.

Su manera de sacar adelante el día a día del proyecto es diversificar las tareas.  Su visión idealista y principitesca (de “El Principito”) de la vida es la que rige su negocio, pero a fin de cuentas y asumiendo el  riesgo, les permite salir adelante, mantener su familia y sentirse realizados en su actividad.

Su secreto está en haber sabido conciliar lo nuevo con lo viejo, el ocio con lo educativo, sin dejarse arrastrar por la corriente de la novedad, valorando lo que ya estaba ahí, buscando entenderlo y adaptarlo a las necesidades de otros tiempos.

¿Os ha gustado el proyecto? ¡Esperamos que así sea y a jugar todos!

Anuncios